0
es
US
WSMUS
36316941
Su cesta esta vacía
Menú

En stock

H Pylori Fight Advanced Formula

Tratamiento natural anti-Helicobacter pylori con Múltiples Beneficios para la Salud

Sin opinionesLeer las opiniones

Un 'tratamiento natural de primera calidad' que reúne los mejores compuestos probados contra Helicobacter pylori.

  • Contiene Pylopass™, un postbiótico patentado que se coagrega de forma natural con Helicobacter pylori en el estómago.
  • También contiene 3 probióticos de renombre que ayudan a equilibrar la microbiota intestinal y se unen a la mucosa del estómago, reduciendo el número de sitios donde H. pylori podría adherirse.
  • También contiene inulina y resina de lentisco o almáciga.

Compra inmediata

60 Cáps. veg.

$45.00

Entrega automática

60 Cáps. veg.

$45.00

$41.40

Quiero

cada

H Pylori Fight Advanced Formula

Vegano
Sin gluten
Sin nanopartículas
Excipientes controvertidos
Sin lactosa
Sin edulcorantes

Construya su oferta

La sinergia revolucionaria H. Pylori Fight Advanced Formula incorpora los últimos avances de la investigación en la lucha contra la bacteria patógena Helicobacter pylori (conocida como H. pylori). Este "tratamiento natural de primera calidad" forma parte de nuestra categoría digestión y confort urodigestivo.

La fórmula de primera calidad H. Pylori Fight Advanced Formula combina el famoso postbiótico Pylopass™ con 3 probióticos seleccionados, inulina y resina de lentisco o almáciga, para una eficacia inigualable.

Un Tratamiento Natural de Primera Calidad sin Antibióticos, Dedicado al Helicobacter pylori

Versión mejorada de nuestro famoso H. Pylori Fight, la fórmula sinérgica H. Pylori Fight Advanced Formula combina los compuestos más prometedores contra la bacteria Helicobacter pylori:

  • Pylopass™ DSM17648: avalado por más de 10 estudios clínicos, este postbiótico patentado obtenido a partir de una cepa probiótica inactivada de Lactobacillus reuteri, que ya era protagonista de H. Pylori Fight, tiene la capacidad de unirse específicamente a la bacteria Helicobacter pylori. Esta coagregación dificulta enormemente su movilidad e impide que se adhiera a la pared de la mucosa gástrica. Un estudio realizado en 11 adultos que dieron positivo en las pruebas de H. pylori mostró una reducción de la carga bacteriana en el 62,5% de los participantes tras 28 días de suplementación (1).
  • Lactobacillus acidophilus: esta bacteria láctica presente en la leche fermentada contribuye al equilibrio de la microbiota intestinal. Los estudios también demuestran que se adhiere a la mucosa gástrica, impidiendo que H. pylori se adhiera a ella de forma eficaz. Otros estudios sugieren que Lactobacillus acidophilus también podría modular la respuesta inmunitaria y producir ácidos orgánicos y otros compuestos capaces de inhibir el crecimiento de H. pylori (2-3).
  • Bifidobacterium bifidum: esta cepa probiótica, que se utiliza habitualmente en la gastritis asociada a Helicobacter pylori, actúa de forma similar a Lactobacillus acidophilus. Al adherirse a la mucosa del estómago, compite con Helicobacter pylori y reduce el número de sitios a los que puede adherirse la bacteria patógena. Bifidobacterium bifidum también podría favorecer la inmunidad (4-5).
  • Streptococcus thermophilus: se ha demostrado que sus exopolisacáridos se adhieren al epitelio gástrico (la primera capa de la mucosa gástrica en contacto con el contenido del estómago), limitando así también la adhesión de Helicobacter pylori (6).
  • La inulina: esta fibra, descrita tradicionalmente como un prebiótico natural, está presente en diversas plantas (achicoria, alcachofa, ajo, etc.) y favorece los beneficios de este complejo microbiótico al nutrir las bacterias buenas y favorecer su crecimiento (7).
  • La resina de lentisco o almáciga: según la literatura científica, esta resina extraída del lentisco del pistacho tiene una actividad bactericida potencialmente interesante para reducir la colonización por parte de Helicobacter pylori. Sus efectos se atribuyen a su fracción ácida compuesta por ácidos terpénicos (8). También se cree que ayuda a restaurar el epitelio gástrico.

Recordatorio: ¿Qué es la Bacteria H. pylori?

Helicobacter pylori es una bacteria Gram negativa de forma helicoidal que coloniza la pared interna del estómago (9). Dotada de formidables mecanismos de adaptación, es uno de los pocos patógenos capaces de sobrevivir en un medio tan ácido. En particular, produce una enzima llamada ureasa, que convierte la urea en amoníaco, disminuyendo la acidez gástrica y favoreciendo su proliferación en el moco (10). Una vez establecida, no desaparece espontáneamente y persiste durante toda la vida si no se erradica adecuadamente.

La contaminación por H. pylori es extremadamente frecuente, con una prevalencia que se cree que puede alcanzar el 50% de la población mundial (11). Generalmente se produce en la infancia, principalmente por contacto directo con secreciones gástricas (regurgitaciones, vómitos, etc.), y más raramente a través de las heces en los países en desarrollo, donde las condiciones higiénicas son precarias. Aunque puede permanecer silenciosa durante mucho tiempo, en algunos casos da lugar a complicaciones graves, como veremos a continuación.

Helicobacter pylori: ¿Qué Síntomas Tiene?

H. pylori induce une inflamación crónica del estómago (gastritis) que suele pasar totalmente desapercibida (12). La gran mayoría de las personas infectadas permanecerán asintomáticas durante el resto de su vida. Sin embargo, en ciertos individuos puede sospecharse en caso de molestias digestivas recurrentes (dolor y/o reflujo gástrico, eructos, náuseas, vómitos, pérdida de apetito, etc.) (13) Sin embargo, estos signos no son muy característicos y a veces pueden atribuirse a otros trastornos.

Infección por Helicobacter pylori: ¿Es Grave?

Helicobacter pylori es tanto más insidiosa cuanto que se desarrolla silenciosamente, a menudo a lo largo de varias décadas. En el 10% de los casos, se le acusa de causar problemas a largo plazo que afectan al estómago y/o al duodeno, la parte superior del intestino delgado (14).

Excepcionalmente (en torno al 1% de los casos), algunos portadores de la bacteria acaban desarrollando problemas gástricos. No obstante, parece que H. pylori es responsable de cerca del 80% de las dolencias estomacales, de ahí la importancia de aplicar una estrategia terapéutica lo antes posible tras el diagnóstico para minimizar este riesgo (15).

Helicobacter pylori: ¿Existe un Análisis de Sangre?

Cuando no existen criterios de urgencia, es posible descartar la posibilidad de infección por H. pylori mediante serología (análisis de sangre), que detecta anticuerpos IgG dirigidos contra la bacteria: un resultado negativo descarta automáticamente la contaminación (16). Cabe señalar que existen otras dos pruebas que pueden realizarse en el laboratorio para detectar previamente la bacteria: la prueba de antígenos en heces y la prueba del aliento con urea marcada (más comúnmente utilizada posteriormente para controlar la eliminación de la bacteria tras el tratamiento) (17).

Cuando las pruebas son positivas, cuando hay antecedentes familiares de problemas estomacales o un contexto clínico particular, la endoscopia digestiva alta o fibroscopia es el examen de referencia (18). La toma de una muestra de células de la pared gástrica (biopsia) y su cultivo permiten confirmar la presencia de H. pylori y comprobar su sensibilidad a los antibióticos disponibles estableciendo un antibiograma. La inspección endoscópica también tiene otra ventaja: puede revelar cualquier lesión causada por la bacteria.

¿Qué Tratamientos Antibióticos Existen contra H. pylori?

H. pylori sólo es sensible a un puñado de moléculas antiinfecciosas. Si se ha comprobado la sensibilidad de la bacteria, el tratamiento convencional se basa en una terapia triple combinando un inhibidor de la bomba de protones (IBP) y 2 antibióticos. En caso contrario, se utiliza una terapia cuádruple "probabilística" que combina un IBP, antibacterianos y/o sal de bismuto (19).

Sin embargo, la terapia antibiótica dista mucho de ser infalible, ya que fracasa en un 10-20% de los casos. Además del escaso cumplimiento del tratamiento, esta ralentización del efecto terapéutico parece ser una ilustración más del fenómeno de la resistencia a los antibióticos (20). La Organización mundial de la salud (OMS) ha clasificado esta bacteria como "un agente patógeno prioritario para la investigación y el desarrollo de nuevos antibióticos".

Complementos que se Pueden Combinar con H. Pylori Fight Advanced Formula

Como apoyo a la reparación de la mucosa gástrica, le sugerimos el tándem DGL 500, un complemento de raíz de regalíz desglicirrizado que contribuye a la salud gastrointestinal favoreciendo la secreción de mucosidad, y Zinc L-Carnosine, el zinc que contribuye a la protección de las células contra el estrés oxidativo (21-22).

Para aliviar las inflamaciones gástricas inducidas por H. pylori, también puede optar por la cúrcuma (por ejemplo, con Super Curcuma que tiene una asimilación récord). Este rizoma con propiedades antiinflamatorias y antioxidantes se ha utilizado durante milenios en la medicina ayurvédica para apoyar los procesos digestivos (23).

Estas afirmaciones no han sido evaluadas por la Food and Drug Administration. Este producto no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad.

¿Necesita ayuda?

Telefono

llámenos al
+1 (786) 522-3907
de 9h00 a 18h00 (EST)

Preguntas frecuentes

Respuestas a las preguntas más frecuentes

Formulario de contacto

¿No encuentra la respuesta a su pregunta en el sitio web y quiere ponerse en contacto con nosotros directamente?
Escríbanos
Pago seguro
32 Años de experiencia
Devolución de dinero
Envío rápido
Transporte gratuito a partir de $25 de compra