0
es
US
WSMUS
36317737
Su cesta esta vacía
Menú
Mujeres que toman complementos alimenticios en invierno

¿Qué complementos alimenticios tomar en invierno?

El frío, los virus, la disminución de luminosidad y el confinamiento hacen del invierno una estación propicia para las enfermedades y ataques de fatiga. Afortunadamente, es posible reforzar su organismo: le presentamos los mejores complementos alimenticios para el invierno.

Las mejores vitaminas para el invierno

Diferencias principales entre estaciones cálidas y estaciones frías

Es fácil estar en plena forma en verano: consumimos muchas frutas y verduras frescas y crudas, ricas en vitaminas, y nuestra piel está especialmente expuesta a la luz del sol. Desbordamos energía y vitalidad.

Pero en invierno, la situación se invierte. Tenemos tendencia a consumir menos frutas y verduras frescas y más alimentos feculentos y productos grasos. Por tanto, no solo reducimos nuestra ingesta de vitaminas, sino que además nuestra microbiota intestinal también está sometida a una dura prueba. Ahora bien, la microbiota intestinal es fundamental para nuestra buena salud mental, nuestro sistema inmunitario y nuestra vitalidad.

Además, en invierno pasamos más tiempo en ambientes cerrados, lo que afecta a nuestro estado de ánimo. Sobre todo porque estamos menos expuestos a la luz.

Por eso, obviamente, las dos mejores vitaminas para el invierno son la vitamina C y la vitamina D.

Los beneficios de la vitamina C en invierno

El ácido ascórbico, el otro nombre de la vitamina C, interviene en muchos mecanismos en el interior de nuestro organismo. La vitamina C contribuye:

  • a un metabolismo energético normal;
  • al funcionamiento normal del sistema nervioso;
  • a un funcionamiento psicológico normal;
  • al funcionamiento normal del sistema inmunitario;
  • a la reducción de la fatiga;
  • a la regeneración de la vitamina E en su forma reducida;
  • a la absorción digestiva del hierro;
  • a la formación normal del colágeno necesario para el funcionamiento normal de los vasos sanguíneos, los huesos, los cartílagos, la piel, los dientes y las encías;
  • a la protección de las células contra los radicales libres (efecto antioxidante) (1-3)

Combate el estrés oxidativo, refuerza el sistema inmunitario, combate la fatiga: estas son las tres razones para seguir un tratamiento de vitamina C en invierno (con Asc2P por ejemplo, un complemento de ascorbato fosforilado, una forma estable 20 veces más potente que las vitaminas C ordinarias).

Vitamina D y niveles de luz más bajos

La vitamina D existe en dos formas diferentes:

  • La vitamina D2, ergocalciferol, producida por las plantas.
  • La vitamina D3, colecalciferol, de origen animal, que es la forma producida de forma natural por la piel humana bajo la acción de los rayos ultravioletas B.

Indispensable para el organismo, la vitamina D interviene principalmente en la diferenciación y la actividad de las células del sistema inmunitario así como en la regulación hormonal (4-6).

Concretamente, la biosíntesis de la vitamina D se inicia principalmente en la piel donde los rayos UVB reaccionan con el 7-dehidrocolesterol (provitamina D cutánea) para producir la previtamina D3, que es isomerizada en colecalciferol (o vitamina D3) (7).

Sin embargo, en invierno:

  • Pasamos una parte importante de nuestro tiempo en ambientes cerrados, por tanto, detrás de las ventanas, que bloquean gran parte de los rayos UVB.
  • Además, la proporción entre la radiación solar UVA y UVB varía a lo largo de todo el año. De modo que, en invierno, en el hemisferio norte, recibimos muy poca radiación UVB y mucha UVA (8).

Por esta razón puede ser especialmente beneficioso seguir un tratamiento de vitamina D para compensar esta débil exposición al sol (con Vitamin D3 5000 UI por ejemplo, para una dosis significativa).

El mejor complemento alimenticio para las defensas inmunitarias

Estado del sistema inmunitario en invierno

El invierno es una estación que somete nuestro sistema inmunitario a una dura prueba. El frío genera una vasoconstricción que, aunque mejora la circulación sanguínea, ralentiza ligeramente nuestra respuesta inmunitaria.

Asimismo, un estudio americano reciente ha demostrado que el frío induce una reducción de la producción de vesículas extracelulares, unas partículas cuya función es reconocer los virus e impedirles que se multipliquen (9).

Por último, para calentar el aire que penetra en nuestros pulmones, producimos mucha mucosidad, lo que reseca las vías respiratorias, dejándolas menos protegidas y más permeables a los virus.

El mineral clave de la inmunidad

Por lo tanto, en invierno, es importante reforzar las defensas inmunitarias. Y para ello, el zinc parece ser el mejor mineral.

Considerado durante mucho tiempo como anecdótico debido a su baja concentración en el organismo, el zinc es en realidad un oligoelemento fundamental para nuestro organismo. Así, el zinc interviene en más de 300 procesos enzimáticos:

  • El zinc contribuye a proteger las células contra el estrés oxidativo.
  • Desempeña un papel en la división celular.
  • Contribuye a la síntesis normal del ADN.
  • Contribuye al metabolismo normal de los macronutrientes.
  • Y sore todo contribuye al funcionamiento normal del sistema inmunitario.

Y por una buena razón, el zinc aumenta la activación de los linfocitos B, que producen los anticuerpos, y los linfocitos T, que limpian las células infectadas, dos agentes fundamentales para proteger nuestro organismo contra las agresiones del invierno (10). El zinc se encuentra especialmente en los mariscos, la carne roja y a dosis mayores en los complementos de zinc (como Zinc Orotate).

Sinergia entre el zinc y plantas inmunoestimulantes

La equinácea, por su parte, es una planta medicinal ampliamente utilizada por los pueblos autóctonos americanos para reforzar la inmunidad y la salud de las vías respiratorias.

Así pues, numerosas fórmulas combinan el zinc con la equinácea, para ayudarle a pasar un invierno tranquilo (como Immunity Booster, combinación de zinc, extracto de equinácea, beta-glucanos y vitamina C). Generalmente se considera que estas fórmulas sinérgicas son los mejores complementos alimenticios para la inmunidad conocidos.

Fatiga invernal: ¿qué complementos alimentarios tomar?

Invierno y pérdida de energía

Debido al frío invernal, nuestro organismo gasta mucha energía para calentarse. Tanto mejor para quienes quieren perder un poco de masa grasa con menos esfuerzo, pero tanto peor para nuestra vitalidad.

Así que, para combatir la fatiga invernal, además de las vitaminas mencionadas más arriba, puede ser beneficioso recurrir a complementos alimenticios que combaten la fatiga y estimulan la vitalidad.

El magnesio contra la fatiga invernal

El magnesio es uno de los minerales más importantes en el organismo, con el sodio, el potasio y el calcio. Este electrolito interviene en más de 300 reacciones metabólicas en el cuerpo humano. Interviene particularmente en la transmisión nerviosa.

El magnesio contribuye:

  • al equilibrio electrolítico;
  • a mantener un metabolismo energético normal;
  • al funcionamiento normal del sistema nervioso;
  • a mantener un funcionamiento psicológico normal;
  • y sobre todo a reducir la fatiga (11-13).

Así pues, para combatir la fatiga invernal, considere seguir un tratamiento de magnesio (con un complemento como Magnesium Orotate por ejemplo).

Los beneficios de los complementos de ginseng

Líder indiscutible de la medicina china, el ginseng es una de las plantas medicinales más valoradas y más estudiadas, especialmente para combatir la fatiga invernal y la falta de energía.

Es gracias a los ginsenósidos que contiene que esta planta medicinal tiene tantos beneficios. Parece ser que los ginsenósidos actúan modulando las neurotransmisiones en el cerebro y aumentando la actividad de las células llamadas NK (Natural Killer), la fagocitosis y la producción de interferón. Y todo ello al tiempo que mejora la microcirculación sanguínea.

Como puede ver, los beneficios del ginseng actúan sobre diferentes aspectos del organismo y le ayudan a conservar su normalidad fisiológica. Por eso la planta es considerada como adaptógena.

Actualmente, se sabe que el ginseng contribuye:

  • a la inmunidad;
  • al rendimiento cognitivo y físico;
  • a la salud sexual;
  • a la vitalidad (14-15).

El ginseng (que puede encontrar específicamente en el complemento Ginseng 30%) es, así pues, un potente antifatiga ideal para el invierno.

El chaga, el ingrediente secreto de los siberianos frente a las enfermedades invernales

Hongo que crece exclusivamente en el abedul, el chaga forma parte de la farmacopea de Siberia desde hace milenios.

Planta emblemática de la medicina tradicional de estas tierras frías expuestas a inviernos particularmente duros y exigentes para el organismo, el chaga es utilizado tradicionalmente por los nómadas siberianos para preparar una infusión tonificante destinada a combatir la fatiga, el frío, el hambre y las enfermedades del invierno (16).

Si bien el chaga contiene más de 200 sustancias activas, los estudios recientes tienden a sugerir que es su alto contenido en polisacáridos beta-glucanos en particular la causa de sus potentes beneficios.

Por esta razón muchos fitoterapeutas recomiendan seguir un tratamiento invernal chaga para afrontar las enfermedades del invierno (Organic Chaga Extract, por ejemplo).

EL CONSEJO DE SUPERSMART

Referencias

  1. https://www.anses.fr/fr/content/vitamine-c
  2. THOMAS, W. R. et HOLT, P. G. Vitamin C and immunity: an assessment of the evidence. Clinical and Experimental Immunology, 1978, vol. 32, no 2, p. 370.
  3. EFSA PANEL ON DIETETIC PRODUCTS, NUTRITION AND ALLERGIES (NDA). Scientific Opinion on the substantiation of health claims related to vitamin C and reduction of tiredness and fatigue (ID 139, 2622), contribution to normal psychological functions (ID 140), regeneration of the reduced form of vitamin E (ID 202), contribution to normal energy‐yielding metabolism (ID 2334, 3196), maintenance of the normal function of the immune system (ID 4321) and protection of DNA, proteins and lipids from oxidative damage (ID 3331) pursuant to Article 13 (1) of Regulation (EC) No 1924 ... EFSA Journal, 2010, vol. 8, no 10, p. 1815.
  4. Liu PT, Stenger S, et al. Toll like receptor triggering of a vitamin D mediated human antimicrobial response. Science, 2006, 311 : 1770.
  5. Rapport de l’Académie nationale de médecine. Statut vitaminique, rôle extra osseux et besoins quotidiens en vitamine D. Bull Acad Natle Med. 2012, 196, 1011.
  6. Laird E, Rhodes JM and Kenny RA. Vitamin D and inflammation : potential implications for severity of Covid-19. Irish med J, 2020, 113 : 81.
  7. Vitamine D : métabolisme, régulation et maladies associées, Emilie Tissandié, Yann Guéguen, Jean-Marc A. Lobaccaro, Jocelyne Aigueperse, Maâmar Souidi, MEDECINE/SCIENCES 2006 ; 22 : 1095-100
  8. NISHIMURA, Kazuki, IKEHATA, Hironobu, DOUKI, Thierry, et al.Seasonal Differences in the UVA/UVB Ratio of Natural Sunlight Influence the Efficiency of the Photoisomerization of (6‐4) Photoproducts into their Dewar Valence Isomers. Photochemistry and Photobiology, 2020.
  9. HUANG, Di, TAHA, Maie S., NOCERA, Angela L., et al.Cold exposure impairs extracellular vesicle swarm–mediated nasal antiviral immunity. Journal of Allergy and Clinical Immunology, 2023, vol. 151, no 2, p. 509-525. e8.
  10. WESSELS, Inga et RINK, Lothar. Micronutrients in autoimmune diseases: possible therapeutic benefits of zinc and vitamin D. The Journal of nutritional biochemistry, 2020, vol. 77, p. 108240.
  11. FARYADI, Qais. The magnificent effect of magnesium to human health: a critical review. International Journal of Applied, 2012, vol. 2, no 3, p. 118-126.
  12. GALLAND, L. Magnesium and immune function: an overview. Magnesium, 1988, vol. 7, no 5-6, p. 290-299.
  13. EFSA PANEL ON DIETETIC PRODUCTS, NUTRITION AND ALLERGIES (NDA). Scientific Opinion on the substantiation of health claims related to magnesium and “hormonal health”(ID 243), reduction of tiredness and fatigue (ID 244), contribution to normal psychological functions (ID 245, 246), maintenance of normal blood glucose concentrations (ID 342), maintenance of normal blood pressure (ID 344, 366, 379), protection of DNA, proteins and lipids from oxidative damage (ID 351), maintenance of the normal function of the immune system (ID 352), maintenance of normal blood pressure ... EFSA Journal, 2010, vol. 8, no 10, p. 1807.
  14. PENG, Yuqing, PAN, Wenting, CAO, Xixi, et al.Potential Oral Health Benefits of Ginseng and Its Extracts. International Dental Journal, 2023.
  15. KANG, Soowon et MIN, Hyeyoung. Ginseng, the'immunity boost': the effects of Panax ginseng on immune system. Journal of ginseng research, 2012, vol. 36, no 4, p. 354.
  16. LU, Yangpeng, JIA, Yanan, XUE, Zihan, et al.Recent developments in Inonotus obliquus (Chaga mushroom) polysaccharides: Isolation, structural characteristics, biological activities and application. Polymers, 2021, vol. 13, no 9, p. 1441.

Palabras clave

Compártelo

Comentarios

Debe estar conectado a su cuenta para poder dejar un comentario

Este artículo no ha sido comentado todavía, sea el primero en dar su opinión

Pago seguro
32 Años de experiencia
Devolución de dinero
Envío rápido
Transporte gratuito a partir de $25 de compra