0
es
US
WSMUS
36197050
Su cesta esta vacía
Menú
Vieja célula senescente que ya no puede dividirse

¿Qué es una célula senescente?

Una célula senescente es una célula cuyo ciclo de vida se ha detenido definitivamente. Si todo va bien, estas células son eliminadas del organismo por el sistema inmunitario. En algunos casos, éstas no son evacuadas y se acumulan en los tejidos, lo que puede tener serias consecuencias para la salud.

Causas de la senescencia

Las células comienzan de forma natural sus procesos de senescencia replicativa con la edad. Este proceso se debe al acortamiento de los telómeros: en los extremos de los cromosomas hay secuencias de ADN (ácido desoxirribonucleico), y que se acortan conforme se producen las diferentes replicaciones del ADN. ¡Más allá de un cierto acortamiento, el ADN deja de replicarse, y la célula ya no se divide más! La célula acaba entonces muriendo naturalmente. Unos investigadores han mostrado recientemente que el estrés provoca una aceleración del envejecimiento celular, intensificando el acortamiento de los telómeros. (1)

También hay causas exteriores para el desencadenamiento de la senescencia, como el estrés oxidativo. Al igual que las radiaciones o los rayos ultravioleta, el estrés oxidativo (u oxidante) causa daños en el ADN. A veces la célula es capaz de reparar el ADN y reactivar la máquina; en los otros casos, la célula entra en senescencia para ser destruida.

Finalmente, la senescencia puede ser provocada por una hiperactivación de genes que, por lo general, favorece la proliferación de las células y por tanto el cáncer. En caso de hiperactivación, las células reaccionan entrando en senescencia.

¿Qué destino tiene una célula senescente?

La célula senescente se hace más voluminosa y más “aplanada”, su cromatina (encargada de controlar el ADN) se desestructura, se hace insensible a los factores de crecimiento y de suicidio celular… En resumen, la célula senescente secreta además moléculas proinflamatorias, que convocan al sistema inmunitario encargado de evacuar y de destruir las células muertas. De manera que la senescencia y su cortejo inmunitario juegan a menudo un papel en la inhibición del desarrollo tumoral.

No obstante, en el marco de un proceso molecular especialmente complejo, la senescencia promueve la proliferación tumoral en el entorno directo de la célula. Las moléculas inflamatorias secretadas por las células senescentes pueden favorecer la transformación de las células vecinas en células pretumorales, y su proliferación. (2)

Conviene tener en cuenta

Que se han evidenciado las capacidades proliferativas de las células senescentes en el marco del desarrollo embrionario. (3)

Consecuencias patológicas de la senescencia

La senescencia es uno de los mecanismos naturales del envejecimiento y de los signos que lo acompaña, como las arrugas o la distensión cutánea. Pero ésta es también una de las causas de ciertas patologías, como hemos visto en el cáncer. La no destrucción de las células senescentes por el sistema inmunitario puede provocar una inflamación excesiva y la aparición de enfermedades inflamatorias metabólicas, como la diabetes tipo 2 o la obesidad.

Ésta es también la responsable de la artritis, la osteoporosis y la aterosclerosis (rigidez de las arterias). También se encuentra en el caso de las patologías neurodegenerativas, como las enfermedades de Parkinson o de Alzheimer. (4)

Los senolíticos, una opción prometedora para la esperanza de vida

La primera recomendación es siempre adoptar un estilo de vida razonable, para garantizar un buen funcionamiento del organismo el mayor tiempo posible. Unas moléculas especialmente alentadoras, los senolíticos, podrían también jugar un papel positivo en el futuro. (5) Estos compuestos, todavía bastante confidenciales, interesan a los investigadores desde hace ya varios años. Los senolíticos podrían ir en contra de la senescencia, y así ralentizar el envejecimiento del organismo.

Estas moléculas podrían así permitir evitar las patologías citadas más arriba. Entre estas moléculas, algunas ya están presentes en la naturaleza. Ya se han identificado las más prometedoras:

  • la fisetina, un flavonoide que se encuentra naturalmente por ejemplo en la acacia, las fresas y los mangos ;
  • y la quercetina, otro flavonoide presente en las alcaparras, el pimiento picante, el saúco…

En concreto, se pueden encontrar en forma de complementos alimenticios (como Fisetin y Senolytic Complex): ¡una ayuda muy valiosa para ralentizar el envejecimiento!

Referencias

  1. Herranz, N. & Gil, J. Mechanisms and functions of cellular senescence. J. Clin. Invest. 128, 1238–1246 (2018).
  2. Campisi, J. & d’Adda di Fagagna, F. Cellular senescence: when bad things happen to good cells. Nat. Rev. Mol. Cell Biol. 8, 729–740 (2007).
  3. Storer, M. et al. Senescence Is a Developmental Mechanism that Contributes to Embryonic Growth and Patterning. Cell 155, 1119–1130 (2013).
  4. Muñoz-Espín, D. & Serrano, M. Cellular senescence: from physiology to pathology. Nat. Rev. Mol. Cell Biol. 15, 482–496 (2014).
  5. Kirkland, J.L., Tchkonia, T., Zhu, Y., Niedernhofer, L.J. and Robbins, P.D. (2017), The Clinical Potential of Senolytic Drugs. J Am Geriatr Soc, 65: 2297-2301.

Compártelo

Comentarios

Debe estar conectado a su cuenta para poder dejar un comentario

Este artículo no ha sido comentado todavía, sea el primero en dar su opinión

Pago seguro
32 Años de experiencia
Devolución de dinero
Envío rápido
Transporte gratuito a partir de $25 de compra